Connect with us

Literatura Erótica

El caballero desapareció con la primera follada – Historias Eróticas

Published

on

Ilustración: Juan Sin Miedo

¡Compártelo en tus redes!

Una historia en los tiempos de Tinder

Por Violeta.

@historiasdecama

Mateo. 39 años. 6 millas de distancia.
Observé sus fotos, se veía interesante.
Le di un like e hicimos match.

Estábamos en el balcón de un bar, nos deleitábamos con los sonidos y los contrastes de la calle. La luna llena estaba bella e iluminada. En nuestra mesa habían dos mojitos de Maracuyá, cada quien tomó el suyo en sus manos.
-¡Salud! ¡Mirando a los ojos! Le dije con picardía.
-¡Lo sé! Contestó.
-¿Conoces la tradición? Le pregunté para indagarle las ganas.
-¡Si! De igual forma debo corregirte. Me miró a los ojos, sé que decían pero quise esperar más.
-¿Qué? Le pregunté.
-¡El trago se toma con la mano donde está el corazón!
Observé mi mano y volteé mi mirada hacía él.
-¡Yo no tengo corazón! Le sonreí.
-¡Yo tampoco! Me contestó con una sonrisa delatadora.
-Entonces ¡Salud! Volvimos a chocar los mojitos.
-¿Qué tenés en la cartera? Las mujeres siempre tienen carteras muy grandes, pero en la que traes no creo que haya mucho.
No intentó abrirla.
-¡Un labial! Le contesté ¡Por si se me corre! Acentué. Me miró como si hubiese entendido mi sarcasmo.

Para mí fue muy difícil estar sentada frente a él y aceptar una cita a ciegas. Le esquivé la invitación varias veces porque me daba miedo que no fuera a funcionar y terminara en un fiasco más, porque para ser sincera,soy pésima eligiendo polvos por foto, me encantan que estén deliciosos y por foto es difícil saberlo, algunos pasan la prueba y el 90% les doy un good bye.
Debo confesarles que abrí TINDER y soy una experta haciendo clic en la X roja que aparece en la aplicación y no puedo evitar ignorar cada super like (Advertencia de que me súper gustas) que he recibido. Si, ya sé que una mujer como yo no debería estar buscando lo que no se le ha perdido en una aplicación donde casi todos los hombres están ansiosos por desbordar sus deseos de follar sin compromiso y sin la mínima intención de brindar una copita de vino blanco.
Aclaro, eso no me ha pasado a mí porque casi siempre evito pasar un mal rato.
Estaba en la cama, de verdad sin mucho que hacer. He bajado y eliminado mi perfil en esta aplicación muchas veces, es que me aburro de hablar, de las fotos feas de chicos con sus novias o hijos ¿A caso no saben que esta es una forma de ligar? Casi nunca ponen su mejor foto, en cambio, yo sí. Escojo la más linda, interesante y donde se note que tengo clase, aunque después saque las garras. Bajé Tinder porque estaba de viaje en una ciudad diferente y lo confieso, quería saber cómo era la oferta del mercado local.
Quiero decirles la verdad, no esperaba más que encontrar una manada de lobos hambrientos, porque para quienes pretenden encontrar una historia rosa aquí, me permito contradecirlos y enfrentarlos a la cruel realidad.
¡Eso no va a pasar! En esta aplicación hay pocos caballeros y muchos hombres ofreciendo penes sin garantías de calidad.
He recibido mensajes en la madrugada y otros tan explícitos como:
-¡Estoy en mi apartamento! ¿Vienes y follamos rico?
Sin embargo de todos los mensajes fuera de lugar que he recibido, hubo uno en particular que me dejó sin palabras. Abro comillas para citar textualmente al loco “Si quieres algo serio conmigo, estás en el lugar equivocado” No tuve que pensarlo dos veces para mandarlo al sitio de donde salió. Evidentemente lo eliminé sin decirle nada sobre su comentario, soy de las que piensa que si te quieres follar a una mujer, por lo menos, debes ser más creativo y trabajar por eso.
Apenas me había escrito hola y en su segunda frase me envía este mensaje, como si yo estuviera detrás de él, como si no me acordara que las únicas veces que he estado detrás de un tipo, es cuando estoy encima de él, besándole la espalda, las nalgas y las ganas de mi.
Y entonces me pregunté.
¿Qué rayos hago aquí? Nunca concreto una cita, evado las salidas y me da pereza que me salga un hombre totalmente diferente al de la foto, más gordo o menos alto.
Por los anteriores motivos, decidí colocar en mi perfil:
“Yo solo salgo con caballeros” y la palabra caballeros se refería a que por lo menos no me escribieran a las dos de la mañana o me invitaran a sus casas a ver una película en Netflix, sin una cena previa y con la única intención de follarme y nada más.
En fin, cesé la búsqueda. Estaba resignada hasta que un domingo recibí un texto de los pocos match que había conseguido en los pocos días que llevaba activa.
-¡Hola! Soy un caballero uruguayo, estoy desde esta noche en esta ciudad, me gustaría que me hicieras algunas recomendaciones de dónde podría ir.
Observé sus fotos antes de contestar, se veía guapo e interesante pero aún no le encontraba el “plus”.
Le escribí algunas recomendaciones de bares, restaurantes y sitios para conocer.
-¿No salís hoy? Me preguntó.
-¡No! Contesté. Acabo de llegar de la playa, fue un día largo y estoy un poquito cansada.
Él no insistió. Sólo me dijo que otro día estaría encantado de ve
rme y tomar un café para que no sintiera que estaba en una cita.
En ese momento me agrado que no insistiera, eso me transmitía que no estaba tan ganoso y que nuestro encuentro no se resumiría a una historia de cama desde el inicio, sin embargo yo quería explorar más y me dio curiosidad su pasividad.
-La verdad yo no uso esta aplicación, me excusé. La bajé porque estaba de viaje y para ser muy sincera, hay muy poco de buen material por aquí. Escribí sin verguenza.
-¡Me alegra que no lo hayas desinstalado! Eso quiere decir que soy un privilegiado. Agregó.
– Aún no estoy segura ¡Compláceme! Envíame una selfie. Ataqué.
La foto llegó.
-¡Estoy en la cama del hotel! ¡Casi salimos! Me escribió.
Se veía mejor que en las fotos que tenía como referencia en Tinder.
-¿Qué tal? Me preguntó.
-¡Eres buen material! Le contesté. Hubiese dado cualquier cosa por verle la cara en ese momento. Sé que le subí el ego, seguramente lo tenía tan alto como los hombres de sur de Sur América.
-¿Al final no tenés ganas de salir hoy? Me preguntó.
A los hombres casi nunca les gusta que les digan que no o que les posponga sus planes. Sé que tenía curiosidad de verme y saber más allá de las fotos que mostraba.
-¿Salís hoy? Insistió.
No quería sonar más descortés, de igual forma habíamos texteado por varios minutos y por primera vez en mi historia quería decirle que si a una cita a ciegas.
-Hoy no puedo, pero mañana podríamos cenar. Le escribí.
-¿Te gusta la comida de mar? Le pregunté.
-¡Me encanta! ¿Qué tenés planeado? Preguntó.
– ¡Cenar rico!
No tenía la mínima intención de coquetear con él. Me parecía agradable la idea de salir con alguien y hablar un poco. Hace mucho tiempo no tenía una cita y ya estaba preparada para hablar de temas interesantes.
-¿A qué horas y dónde nos vemos?
-¡8:30 PM! En la Plaza San Ángel, al frente de la Iglesia, es súper fácil llegar a esta plaza. Si no llego a las 8:30 en punto, me esperas 15 minutos más. Le dije.
-¡Te esperaré en el altar hasta que llegués! Me envió un mensaje de voz con su acento particular.
No texteamos más hasta que lo encontré sentado en las escaleras en frente de la Iglesia San Ángel, tal cual como habíamos acordado, 15 minutos después de las 8:30.
Lo ví y sonreí, me puse nerviosa, aunque lo disimulé muy bien. Él se puso de pie, estiró su mano y me saludó con un beso en la mejilla.
-¡Es un gusto conocerte! Violeta.
Definitivamente se veía muchísimo mejor en persona. Lo miré sin que se diera cuenta que lo estaba detallado de pies a cabeza y que en menos de un minuto supe que le escribiría una historia ¿Por qué? Porque hace mucho tiempo no miraba unos ojos que me hicieran volver a tener malos pensamientos y desear sentir su lengua besando mis profundidades. Sus ojos eran café oliva ¡Eran bellos! Que mala manía la mía de estarme enamorando de los ojos. Él tenía una mirada que me confundía, no demostró hambre, pero olfateó y eso delató su lobo oculto. Yo soy buena observadora y percibo las ganas.
Ya sé que ando prometiéndoles a casi todos que les escribiré una historia, pero quiero confesarles que no todos me inspiran y no a todos quiero inmortalizarlos en mis letras, a Mateo sí.
Después de saludarnos caminamos, quería mostrarle la ciudad. Le tomé algunas fotos y le enseñé algunos monumentos.
¡Wow! Susurré para mí.
Estaba guapo, alto, con un cuerpo atlético y un culo divino, si tenía un culo divino. Esa noche vestía una camiseta básica negra, unas pantalonetas beige y uno zapatos cafés.
Sin mentir, era como un modelo que se había escapado de una revista y estaba caminado a mi lado.
Hace mucho tiempo no me gustaba alguien a primera vista. Es que yo soy caprichosa y me gusta elegir quien me gusta. Mateo me gustó y me sentía feliz de no haber rechazado su invitación y de estar caminando las calles con semejante obra de arte uruguaya.
¿Quieres comer? Le pregunté.
-¡OK! Vamos donde tú me digas ¡No conozco! Ahora eres mi guía. Le sonreí. Quisiera ser todo y más, me reí de mis pensamientos pecaminosos.
No era para menos, repito era una obra de arte uruguaya. Era como una mezcla de perfección y salvajismo. No me pregunten como sabía que lo era, tengo esa virtud, interpreto movimientos y miradas y sé que desde que me vio tenía en su mente la forma como me iba a bajar los pantalones que llevaba puestos.
Mi piel se erizó desde el primer momento que vi en su mirada las ganas de robarme gemidos.
Me miró fijamente ¿Te puedo dar un beso? Y se abalanzó pero lo esquivé y terminé interponiendo mi mejilla entre su boca y la mía. Él la besó varias veces intentando encontrar mis ganas más cerca. Suspiré, si quería que me besara
-¿Por qué me quieres besar? Le pregunté.
-¡Sos linda y me encantaste!
-¡Convénceme! Le dije con un aire de picardía.
Se acercó lentamente y me dijo susurrándome al oído.
-¡Sos linda y me encantas! Sentí como la sangre me recorría con más fuerza. Lo miré a los ojos y encontré ese brillo que me deleita, me encanta leer las miradas y en él veía deseos de follarme sin parar, hacerme venir hasta el infinito.
-¡Tenés una boca carnosa! Quiero besarla.
Me agarró por el cuello y me respiró en la nuca. Me dio un beso corto, yo le correspondí rozando mi lengua por sus labios ¡Tenía el cuerpo invadido de deseos por él!
-¡Estoy pasando una noche divina contigo! Pero mañana debo despertarme muy temprano, mis amigos y yo vamos a bucear ¡Te conté antes!
– ¡Si! ¡Entiendo! ¿Te gusta mucho bucear? Le pregunté mientras esperábamos la cuenta.
– Es una experiencia extraordinaria, además que para estar debajo del agua hay que estar muy equilibrado.
-¡Nunca he buceado y no creo que lo haga! alguna vez intenté surfear y terminé arrastrada por las olas y sin mi bikini de la parte de arriba.
-¡Me hubiese gustado ver eso! Me dijo y me tomó la mano.
-¿Mi revolcón? Le pregunté.
-¡No! ¡Tus tetas al aire!
-¡Son pequeñas!
-¡Son armoniosas!
Me reíe.
-¿De qué te ries?
-¡De que te caben perfectamente en la boca! Ataqué.
Abandonamos la mesa donde estábamos sentados, él me tomó de la mano para ayudarme a bajar las escaleras.
Llegamos a la salida, había un espejo gigante, pensé en verme para saber si aún tenía maquillaje, pero él me sorprendió.
Desató con furia sus ganas, sentí sus manos alrededor de mi cintura, me agarró el culo y me tiró contra la pared. Nos comenzamos a besar y no voy a negarlo, quería también sentir su lengua entre mis piernas, indagando mis perversiones.
-¿Cómo estás? Me preguntó susurrándome en la nuca.
-¡Mojada! Le contesté devolviéndole un beso.
De pronto sentí como su pene se engrandecía, con ganas de salirse y explotarse. Respiró, creo que se avergonzó, pero a mí me excitaba saber que con solo unos besos yo había logrado corromperle la mente. Él ya me estaba imaginando encima, tocando mi cuerpo desnudo y besándome los pezones, para finalmente saciarse dentro de mi vagina profunda.
-¡Que culo tan perfecto tenés! Me dijo.
-¿Qué quieres? Le pregunté.
-¡Quiero follarte! Me contestó.
Me mojé más, mis tangas estaban empapadas. Estaba mojada desde la primera vez que lo vi a los ojos, es increíble como pueden seducirme unos ojos lindos, me expresan las ganas ocultas. Quería que metiera sus dedos entre mis pantalones, los moviera a su antojo y sintiera mis deseos. Me lo imaginaba gozando de mis profundidades y complaciendo las humedades de las cuales era culpable, porque aunque estaba conteniéndome, yo quería que me follara en todas las posiciones.
-¡Tápame! Me reí de él. Era muy notorio su pene elevado. Lo abracé para intentar apaciguarlo, pero las intenciones seguían latentes.
-¿Querés secuestrarme? Me dijo al oído en un tono seductor.
-¡Yo quiero todo contigo! Pero es tarde, mañana buceas y estarás cansado. Creo que debo irme a casa y tú a tu hotel.
Me miró sin ganas de rogarme, sé que tampoco lo haría, era lo suficientemente adulto para entender que yo no iba a botarle mis cartas el primer día, es que es una regla casi inquebrantable.
¡No se lo doy a un tipo en la primera cita!
Caminamos por varios minutos tomados de la mano. Me besaba de vez en cuando y cuando se lo permitía hasta que llegamos a la estación de taxi.
-¿Estás segura?
-¡Nos vemos mañana! Le dije y le di un beso.
¿Qué si me quedé con las ganas? Tenía el clítoris palpitando como un loco, con ganas de abrirme de piernas y descargar todas las ganas que sentía cuando me besaba. Repito, yo quería que me follara en todas las posiciones.
Llegué a mi casa, me quité la ropa y mis tangas seguían empapadas. Acaricié mis tetas mientras leía su mensaje de buenas noches.
-¡Acabo de llegar al hotel, la pasé muy bien! Te mando un beso.
No le contesté.

Foto vía: https://lamenteesmaravillosa.com/cerebro-del-hombre-durante-el-sexo/

LGBTI

Tips para experimentar de una vida sexual saludable y acalorada en tiempos de pandemia

Published

on

¡Compártelo en tus redes!

Por: Adrian Vargas
Instagram: @adrianvargascc

En tiempos de cuarentena, distanciamiento social y cambios en las formas de relacionarnos y disfrutar de nuestra “nueva forma” de vida social y sexual; hemos decidido compartir algunos datos y formas curiosas, cómo la comunidad Queer/LGBTQ  alrededor del mundo está haciendo frente a esta ola de calentura en tiempos de pandemia.

La sexualidad siempre ha sido un tema tabú y por ende un tema que sí bien debemos llevar a la mesa antes que a la cama, muchas veces es más difícil abrir nuestra boca para hablar que para besar; desde los hogares hasta con nuestras parejas y amigos; muchas veces no se toma enserio y se da por sentado todo tipo de información relacionada con nuestra vida sexual.

El primer placer oral debería ser el de saber y compartir información básica en cuanto a educación y salud sexual, esto haría una gran diferencia en nuestras vidas, en nuestra salud mental, física y por supuesto en la experiencia sexual a través de la vida.

Lo que queremos con este artículo además de abrir un espacio para hablar de educación y salud sexual; es tratar de informar acerca de métodos de reducción de riesgo en la práctica sexual, llámese prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS), embarazos no deseados y sumado el contagio de COVID-19. Este espacio pretende ser un espacio seguro, confiable e incluyente a la mano de todos los transeúntes donde el diálogo, información y conversación acerca de temas tabú sea la bandera y un recurso que mucho hace falta en los andenes de Bogotá, Colombia y el mundo.

Cuando llego el Covid-19 y la pandemia a finales de febrero y hasta lo que va corrido del año, mucho ha cambiado en la forma de vida que tenemos y esto también incluye la forma de relacionarnos tanto social y por ende sexual.

A muchos los sorprendió en un estado eterno de soltería, a otros en relaciones monótonas y de retos; otros por su parte han podido experimentar y ser creativos en la forma de saciar
estos instintos naturales.
Recuerden la sexualidad no es un pecado, es como tú la quieras experimentar y vivir; es algo natural. Así que abramos las bocas y las mentes para tener esta conversación sexual.

Aquí van algunas de las prácticas que podrías experimentar y usar algunas ideas para saciar estas necesidades naturales y también reducir riesgo de contagio de Covid-19, ETS, cuidar de ti y de tu pareja, o compañeros  casuales de cama.
(s). Recuerda usar tu imaginación, condón y lubricante para aumentar el placer de vivir y siempre cuidar
de tu salud física y emocional.

1. Ser el host o asistir a una fiesta sexual virtual.

Ilustración por: Baruch Porras-Hernandez.

Instagram: @Baruchporrashernandez Twitter @baruchisonfire

Esta bien si mostrar o no tu cara o alguna otra parte del cuerpo, como lo menciona Andrew Kanah, un escritor en Nueva York, quién describe su experiencia en este artículo para el portal Slate. https://slate.com/human-interest/2020/03/sex-party-zoom-coronavirus-quarantine.html

2. Apoya a emprendedores o sexshops locales en tu ciudad. Los juguetes son de gran ayuda para disfrutar al máximo tu vida sexual con o sin pareja. 

Ilustración por: Gaia WXYZ

Instagram: @gaiaw.xyz

3. Masturbarte ayudará a relajarte, liberar estrés  y calmará mucho  esas ganas. Race Bandom describe como las comunidades LGBTQ y KINK se han visto afectadas en San Francisco, California por el distanciamiento social que llegó con el COVID-19.

Ilustración por: Our Fellow Mortals

Instagram: @ourfellowmortals

Website: https://www.ofellowmortals.com/

4. ¿Has intentado el juego de roles con tu pareja? Esta sería una buena idea para hacerla realidad. Vamos, te aseguramos será divertida. (Aquí les dejamos algunas ideas para parejas gay pero ustedes hetero también pueden imaginar) https://www.advocate.com/sexy-beast/2016/4/29/39-role-play-fantasies-every-gay-couple-should-try#media-gallery-media-3

Ilustración por: Bishakh Som

Instagram: @biche_bash

Website: bishakh.com

5.¿ Tienes un match o algún buen fan que quiera tener una cita virtual? Ordena para los dos Uber Eats o comida a domicilio y pónganse creativos y juguetones en la cena virtual!

Ilustración por: Bishakh Som

Instagram: @biche_bash

Website: bishakh.com

6. Inscribete en algunos servicios como Pornhub que han tenido promociones o periodos de tiempo gratis para ayudar a pasar la pandemia en casa.

 

Ilustración por: Diego Gomez

Instagram: @Desingnurd

7. Ponte caliente con tus dedos, espera no seas mal pensado. Usa la creatividad para hacer sexting y poner a fantasear a esa persona con textos. (Aquí algunas de las mejores apps para poner a mover tus dedos) https://mashable.com/roundup/best-sexting-apps-pof-tinder-confide-match/ 

 

8. Explora cosas nuevas como voyerismo o exhibicionismo. Aunque este tipo de prácticas requieren el consentimiento de todas las partes podrías encontrar un tercero que quiera participar a través de una llamada virtual o ser tú el tercero en participar. https://www.jackandjilladult.com/articles/understanding-voyeurism-exhibitionism/

Ilustración por: Our Fellow Mortals

Instagram: @ourfellowmortals

Website: https://www.ofellowmortals.com/

9. Disfruta de videos de anime porno gays. Aquí algunos para empezar. https://www.animeimpulse.com/blog/2017/5/2/10-best-gay-anime

Ilustración por: Baruch Porras-Hernandez.

Instagram: @Baruchporrashernandez Twitter @baruchisonfire

10. ¿Nunca has intentando Kink y juego de rol? Es una buena manera de experimentar y tratar de no tener contacto con la persona. 

Tips adicionales:

  • Limita los encuentros sexuales, es mejor con tu pareja.
  • No beses si no es alguien cercano a tu circulo.
  • Usa condones para reducir el contacto con fluidos.
  • Lava tus manos antes y después de tener relaciones sexuales al menos por 20 segundos con agua y jabón.
  • Lava tus juguetes sexuales con jabón y agua tibia.
  • Desinfecta teclados y dispositivos electrónicos cuando se compartan.
  • No tengas sexo si tu o tu pareja no se sienten bien.
  • Si tu pareja puede tener COVID-19, evita el contacto sexual, no besar.
  • Si no te sientes bien y tienes síntomas acude a tu proveedor de salud.

Recuerda usar siempre condón, lubricante y consentimiento con tu pareja o amigos con derechos. Abrir la boca para hablar siempre será la mejor forma de empezar a disfrutar de una mejor experiencia de tu sexualidad.

Comenta y compártenos ideas de cómo estas  disfrutando de tu sexualidad en la nueva normalidad. También si necesitas ayuda o tienes dudas sobre educación sexual, eres una persona transgenero o haces parte de la comunidad LGBTQ, están bienvenidos a parchar, estar informados y educarse en el andén cultural.

También aquí te dejamos algunas instituciones en Colombia y el mundo para obtener mayor información sobre salud y educación sexual. (si sabes de alguna página o grupo que hable del tema o de educación sexual)

Todos somos humanos y es natural hablar, pensar y disfrutar de nuestra sexualidad. 

Agradecimientos especiales a:

San Francisco AIDS Foundation-Beta Blog

Josuah O’Neal – Director of Sexual Health Services.

Instagram @inkedhomo

Baruch Porras Hernandez- Community Events Manager

@Baruchporrashernandez

Y todos los artistas e ilustradores del Área de la Bahía de San Francisco, California quienes participaron en Beta Blog y compartieron su arte para acompañar esta publicación.

 

Continue Reading

Literatura Erótica

Sexo en California, besos en California y muchos orgasmos deliciosos – PARTE I

Published

on

¡Compártelo en tus redes!

@historiasdecama

Por Violeta

Sexo en California, besos en California y muchos orgasmos deliciosos en California.

Abraham me tiene loca. Quiero que me folle todo el tiempo. Sí, quiero estar siempre entre sábanas con él y gritarle que me dé más duro. Montarlo como una fiera y cabalgar encima de él hasta venirme y botar mi último deseo.

¿Sabes cuál es? Que me folle de día, de noche y todos los días.

Una vez vi por Instagram un body que solo me tapaba la parte debajo de mi ombligo, llevaba unas cintas que cruzaban por los senos y unas cadenas que guindaban para darle sensualidad sin verme vulgar. Sin embargo, a mí no me importaba. Yo solo quería que cuando lo tuviera puesto, él se enloqueciera y fantaseara con meterme sus deseos y su pene. Así como se lo imaginan, su pene grande, duro y loco por mí. Porque si de algo estaba segura, era que él también estaba loco por mí.

Guardé la foto y se la mostré a una amiga diseñadora. Ella fue mi cómplice en semejante estrategia que implicaba que el pene de mi hombre se endureciera solo con verme y si aún tocarme.

Habíamos llegado a un motel en California.

Él bajó por nuestras maletas. Aproveché para darme un baño rápido. Me puse mi body y me veía tal cual como quería. Como una perra acechando a su presa. Me miré más de una vez en el espejo y me encantó el resultado. Yo sabía cuáles serían las consecuencias y en que terminaría mi noche. Lo conozco tanto, sé cómo huele, sé a qué sabe cada uno de sus besos y lo entiendo solo con ver el brillo de sus ojos. Si, sé como dominarlo. Él es un animal salvaje y eso me encanta.

historiasdecama

De pronto, me interrumpió cuando intentó abrir con fuerza la puerta de la habitación, yo le había puesto el seguro para que no me sorprendiera y descubriera mi regalo para él.

– ¡Violeta! ¿Qué haces? Me preguntó con el ojo metido en la rejilla entre el marco y la puerta.

Reaccioné rápidamente, puse un camisón largo encima y corrí a abrir la puerta.

-Amor ¿Por qué estabas encerrada? ¿Qué hacías? Preguntó con curiosidad.

-¡Nada! Le respondí. Te demorabas mucho y me dio miedo que alguien me abriera la puerta por equivocación.

No dijo nada, me dio un beso en la frente y se quitó la ropa que estaba usando y se sentó en el escritorio donde tenía el computador encendido para comenzar a trabajar.

Yo me acosté en la cama y comencé a perder el tiempo en internet.

-¿Tienes hambre? Me preguntó. Lo conozco, me miró con lascivia y eso me tenía mojada.

-¡De ti! Le contesté. Sonrió, me gusta cuando sonríe, se le hace una expresión en la frente y sus ojos caídos se vuelven más pequeños, pero aún puedo verles el color y su brillo cambia cuando quiere meter sus dedos entre mi ropa.

violeta

Se tiró en la cama, cayó encima de mí, me besó, se saboreó con mi lengua hasta meter sus dedos entre mis tangas y palpar mis humedades.

-¡Estás mojada! Y se apretó más contra mi cuerpo.

Con sus manos manoseo mi abdomen hasta que descubrió las cadenas y más arriba mis tetas al aire.  Me quitó con fuerza el blusón que tenía puesto.

-OMG, WOW. Expresó sorprendido.

-Me encanta! Me miró con deseo. Yo estaba acostada debajo de él, luciendo mi atuendo y mis ganas de que me penetrara duro y sin descanso.

-Siendo lastima por tu body, ¡Lo voy a dañar!  Me dijo lamiéndome los pezones.

No quería preámbulos.

-¡Métemela! Le ordené. Él me complació. Abrió mis piernas y me miró con ansias. Sentí como su pene penetraba mis entrañas y me hacía palpitar con fuerza mi clítoris.

Continuará…

Continue Reading

LGBTI

Descarga el Kamasutra para la comunidad LGBTI creado en Colombia

Published

on

¡Compártelo en tus redes!

El 2019 es un año importante para las comunidades LGBTI del mundo, ya que este 28 de junio se cumple medio siglo de la ‘Batalla de Stonewall’, uno de los eventos que cambiaron la historia de las lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales, al ser considerado como la primera lucha masiva por el respeto y la igualdad de esta comunidad.

Justamente, en el marco de esta fecha, que año tras año celebra el orgullo LGBTI, y con el objetivo de demostrar que el placer viene en todas las formas, colores y tamaños; se ha hecho en Colombia –por primera vez- una versión del Kamasutra para que, quienes son heterosexuales y quienes hacen parte del diverso grupo sexual y de género, LGBTI, disfruten al máximo con sus parejas en la intimidad, puesto que la sexualidad es tan amplia y diversa y puede practicarse libremente por todos, no sólo por parejas conformadas por un hombre y una mujer.

Kamasutra, placer para todos los gustos, es el título de esta edición creada por Durex, marca número uno de condones que –sin tapujos- lidera y apoya la diversidad e inclusión en Colombia, brindando los medios para hacerlo, no solo con posiciones, sino con accesorios propios del placer.

Por eso, se atrevieron a cambiar el Kamasutra, y crearon uno que incluyera todos los espectros de la sexualidad. Con seis capítulos, el libro enseña a sus lectores desde diferentes técnicas para aplicar entre parejas del mismo sexo, las cuales van más allá e incluyen geles y anillos vibradores; hasta prácticas eróticas para personas transgénero y género-expansivas, que ponen la imaginación a volar.

Esta oda al placer puede descargarse gratis aquí a su dispositivo móvil o laptop y también se puede comprar en Rappi y Merqueo en combo con condones, anillos y lubricantes de la marca.

El juego antes del juego, posiciones sexuales, After Care, la masturbación, placer en solitario; Self-Love y sobre sexualidad Trans, son algunas de las secciones del Kamasutra, placer para todos los gustos en las que el lector se deleitará con no sólo una oda al placer, que hay que disfrutarla de principio a fin, sino que descubrirá por qué la sexualidad es tan diversa como los seres humanos y por qué todos sentimos placer “sin importar en el empaque en el que venimos”.

Según una investigación realizada por especialistas de la Universidad de Wollongong, en Australia, mantener relaciones sexuales de forma habitual puede ser bueno para la memoria. Por su parte, la revista Journal of Sexual Medicine, concluyó que las parejas homosexuales tienen mejor sexo y más orgasmos compartidos que las parejas heterosexuales.

 

En promedio, cada colombiano compra al año unos ocho condones, una cifra realmente baja si se tiene en cuenta que, en parejas sexualmente estables, una mujer puede llegar a tener 83 relaciones en los doce meses del año, mientras que, el promedio de encuentros sexuales de un hombre, es de 103.

Continue Reading

Literatura Erótica

Un 10 a mi nuevo encoñamiento

Published

on

¡Compártelo en tus redes!

Por Violeta.

@historiasdecama

 

Entramos a la habitación de un hotel viejo de la ciudad donde él se estaba hospedando desde hace algunas semanas. Me contó que había llegado a Colombia con ansias de explorar, de ganar experiencias y de entrar en la cultura de la ciudad. A pesar de ser nada lujoso, al menos estaba limpio y tenía baño privado.

Era un hostal en la ciudad vieja, bien localizado, cerca de restaurantes y playas.. El abanico de techo era un poco ruidoso y viejo, el aire acondicionado funcionaba cuando se le daba la gana. La habitación era estrecha,  había una cama doble de madera y una mesa donde tenía su computador.

Las paredes fueron testigo de nuestros primeros encuentros sexuales. Sexo muy bueno y excitante, pero no tan esplendoroso como lo es ahora.

¡Supe que iba  a peder la cordura por él, cuando lo ví por segunda vez!

Días de playa y noches de cenas en restaurantes deliciosos. Un par de besos apasionados y una agarradita de manos mientras caminábamos por la ciudad. Algunas noches mirando perdidos el techo, suspirando cada orgasmo. Descansando nuestras ganas.

Me encanta la mezcla de raza que tiene, su belleza es extraña pero me fascina. Es alto, de piel bronceada y cuerpo atlético. No me voy a equivocar en afirmar que ha sido lo mejor que ha dormido en mi cama y estoy obsesionada con la agresividad con la que me miran sus ojos cafés cuando está a punto de venirse.

Esa noche habíamos cenado en  un exquisito restaurante de comida de mar. Nos habíamos tomado dos copas de vino cada uno. Al entrar a la habitación me desvestí mientras él se acostaba en la cama, me abrazó con efusión, cada vez que lo tengo cerca, siento que su olor humedece mi entrepiernas y  mis labios están ansiosos por más besos calientes.

Es fácil que él descubra las ganas que le tengo porque con solo meter sus dedos dentro de mis tangas y acariciar mi clítoris, puede manosear mi vagina empapada.

-¡Tengo sueño! Me dijo después de darme un beso en mi mejilla.

Entré al baño a cepillarme los dientes y decidí tomar una ducha antes de dormir.

-¿Qué haces? Escuché que me decía desde la habitación.

-¡Me baño! Le contesté mientras me enjabonaba.

Sentí el ruido de la puerta cuando la abrió y me invadió en la ducha. Sentí sus manos sobre mi espalda, me giró, me acarició  y  me besó el cuello y justo debajo de mis orejas. Yo le respondí jalándolo por el cuello y  besándolo en la boca.  Me alzó por mis nalgas, alcancé a sujetarme con fuerza en el marco de la puerta. Mi cuerpo estaba en el aire pegado al suyo, comenzó a cogerme y mientras lo hacía, el agua de la ducha caía sobre nosotros sin apagarnos la calentura.

-¡I have a man! (tengo un hombre) Le dije.  Él me contestó con una desenfrenada pasión que me dejó sin aliento a replicas.

Me sacó del baño cargándome entre sus brazos, me tiró en la cama y me lamió todo mi cuerpo desnudo. Sus manos me encendían con la intención de hacerme venir.

Ya conozco sus gestos y sé cuando está a punto de llegar y es justo ahí donde   siempre  le digo.

-¡Dame más duro! Él me obedeció y con toda la fuerza de su cuerpo me dio más duro.

Me miró perdiéndose en mis ojos, un soplo de satisfacción iluminó su cara. Yo entendí cada expresión con la que desataba su complacencia.

Mis piernas comenzaron a temblar, las alcé para hacerle más estrecho el paso, con un grito que guió el final. Lo abracé con fuerza contra mi cuerpo flotando en el aire. Le mordí las orejas y los labios. Presioné su mano contra la cama. Ambos caímos derrotados ante nuestra pasión. Nuestros cuerpos desnudos amándose sin límites, eran él y el color de sus ojos que me tenían muerta de pasión.

-¡Lo amo! Me Dijo.

-¿A quién?

¡A él! Con su mano derecha agarró con fuerza mi culo. Una explosión de sensaciones aferradas.

Nos quedamos dormidos ahí, uno junto al otro. Respirando el mismo aire y cubriéndonos bajo las mismas sábanas, testigos de esa noche.

El sol entró fuerte por la ventana. Sus ojos aún cerrados y con pocas expresiones de pereza en su rostro. Dormía y se veía tan perfecto, así como las líneas de sus labios y la caída de su nariz.

Le di un beso en espalda y  sonrió, me abrazó con sentimiento y suspiró en mis oídos. Sus manos acariciaron mi pelo. Quise decirle cuanto lo amaba, pero  lo dejé a su imaginación.

– ¡Me gustan más las mañanas contigo porque cuando te abrazo me siento un nuevo hombre! Susurró abrazándome con más fuerza.

Quisiera que nunca me soltara, simplemente cuando miro sus ojos cafés, eso lo más cercano a la felicidad.

No hay dudas, supe que iba a perder la cordura por él,  cuando lo ví por la segunda vez que lo vi.

Continuará.

 

 

 

 

Continue Reading

MEDIA PARTNER

Lo + Visto